Recursos naturales

Nuestros recursos

En el Desierto de Atacama, ubicado entre la Primera y Segunda Región de Chile, SQM cuenta con acceso exclusivo a las mayores y mejores reservas del mundo de caliche y salmuera. Se dispone de las más extensas reservas de yodo y nitrato, y también de las más altas concentraciones de litio y potasio de las que se tenga registro. Además, a partir de 2016, se inició un proceso de diversificación geográfica que ya ha significado la adquisición de nuevos recursos para la explotación de litio en base a espodumeno, en Western Australia (en asociación con Kidman Resources).

 

La palabra caliche deriva del vocablo quechua, que inicialmente denominaba “cachi” a este mineral, y que en esa lengua significa sal. El término derivó primero en “calchi”, hasta que llegó a “caliche”, que es como se conoce hoy en día.

El mineral caliche del norte de Chile contiene los yacimientos de nitrato y yodo más grandes conocidos en el mundo y es la única fuente mundial de explotación comercial de nitrato natural.

Desde nuestros yacimientos de mineral caliche, nosotros producimos una amplia gama de productos basados en nitrato, y usados como nutrientes vegetales de especialidad y aplicaciones industriales, como también en yodo y derivados de éste.

El mineral caliche se encuentra bajo una capa de recubrimiento infértil, con espesores que varían desde veinte centímetros hasta cinco metros.

Las salmueras se encuentran en el núcleo del Salar de Atacama, y estas contienen las más altas concentraciones de litio y potasio hasta ahora conocidas, además de considerables concentraciones de sulfato y boro. A partir de este recurso natural, se produce carbonato de litio, cloruro potásico, sulfato de potasio, ácido bórico y cloruro magnésico.

El Salar de Atacama es fuente de salmueras subterráneas, formadas por lixiviación natural desde la cordillera de Los Andes: a través del tiempo, los diversos minerales encontrados bajo la corteza de superficie salada, han descendido desde las montañas y se han acumulado en concentraciones crecientes. Además de las altas concentraciones de sus salmueras, el Salar de Atacama tiene otra serie de ventajas: permite bajos costos de procesamiento debido a su reducido contenido de magnesio; tiene mayores índices de evaporación que otras planicies de sal del mundo y da la posibilidad de operar todo el año, gracias a las privilegiadas condiciones climáticas.