El compromiso de SQM en la producción de litio sustentable y su relación con las comunidades

El compromiso de SQM en la producción de litio sustentable y su relación con las comunidades

19/ago/2019

Para que la electromovilidad sea sostenible sus desafíos se centran en la huella de carbono, huella hídrica y huella energética. Desafíos en los que la empresa está comprometido, además de su fuerte vinculación con el desarrollo de las comunidades aledañas a su operación a través de diversos proyectos.

Con la masificación de la batería de iones de litio, la electromovilidad se ha convertido en una alternativa viable en los últimos años, ayudando a la humanidad a reducir la dependencia de combustibles fósiles.

En este contexto, el litio tiene un papel clave en el desarrollo de esta tecnología, debido a sus propiedades químicas y por eso es uno de los elementos más relevantes para satisfacer las necesidades de transporte en base a energías limpias, que hoy ya es algo tangible.

Más de 5,6 millones de autos eléctricos salen a la carretera todos los días, lo que representa el 0,4% de los vehículos en todo el mundo. Para el año 2030 se espera que este número aumente a 120 millones, lo que equivale a más del 30% de las ventas de vehículos nuevos en el mundo.

“Uno de los principales facilitadores de la electromovilidad ha sido el ion de litio, que tiene un peso y volumen relativamente bajo en comparación con otros metales que tienen potencial para la fabricación de baterías eléctricas. Por eso el último tiempo la demanda de litio ha crecido considerablemente”, comenta Pablo Pisani, gerente de comunicaciones, sustentabilidad y asuntos públicos de SQM.

Según el Instituto de Investigación de Energía Eléctrica, la electrificación del transporte podría ayudar a reducir entre 430 y 550 millones de toneladas de CO2 para el 2050, lo que equivale a las emisiones de entre 80 y 100 millones de vehículos de combustión interna.

Pero en este camino hacia la electromovilidad masiva, no debemos olvidarnos de que el objetivo principal es la sustentabilidad y cuidado del medioambiente. Para que la electromovilidad sea sostenible, los desafíos del proceso de fabricación se centran en: Disminuir la huella de carbono en las operaciones, lo cual es un desafío presente en todas las compañías. Dado que en SQM el 96% del uso de energía es solar, la huella de carbono del hidróxido de litio y del carbonato de litio, en base a salmuera, es muy pequeña.

Asimismo, es fundamental hacerse cargo de la huella hídrica. En la industria del litio es vital entender la diferencia entre agua fresca y salmuera, para poder hablar de recursos hídricos. La salmuera, de la cual se extrae el litio, no puede usarse para fines agrícolas ni para consumo humano, además la salmuera que se extrae luego gran parte de reinyecta al sistema. “Contrario a lo que se piensa, la huella hídrica de SQM es muy pequeña porque el proceso se basa en la concentración de salmueras, por lo tanto, el uso directo de agua dulce en realidad es escaso”, señala Pisani.

En los últimos 15 años, ha habido un aumento sin precedentes en el consumo de energía en el mundo. El crecimiento exponencial de las energías renovables ha sorprendido incluso a las previsiones más ambiciosas, cambiando drásticamente el sector energético.

Para SQM es clave también la eficiencia energética. Y a diferencia de los procesos de minería típicos que dependen del consumo de energía para tronaduras, trituración y extracción, SQM usa radiación solar con un tiempo de procesamiento más largo, lo que se traduce en una menor huella de energía.

Trabajo con comunidades

Así como SQM tiene un rol fundamental en la extracción sustentable de litio, también para la empresa es indispensable mantener y propiciar relaciones de buen vecino, por lo que desarrolla y participa en diferentes programas que buscan fomentar el bienestar social de sus comunidades vecinas.

“El vínculo con la comunidad se construye sobre la base de la transparencia, el respeto y la confianza mutua, relación que se refleja fuertemente en la interacción que se da para el desarrollo de los contenidos de los programas sociales”, señaló Pablo Pisani, gerente de comunicaciones, sustentabilidad y asuntos públicos de SQM.

Además, la compañía genera activos procesos de participación para dar a conocer sus proyectos a la comunidad, a fin de mantenerla informada y recoger sus opiniones e inquietudes, lo que ha permitido generar lazos de confianza con los vecinos.

Así, el trabajo que SQM lleva a cabo se enmarca en los pilares de patrimonio histórico, educación y cultura y desarrollo social. En estas áreas, la empresa busca cada año nuevas iniciativas que entreguen mayores oportunidades a las comunidades.

Algunas acciones que podemos destacar estos dos últimos años son el programa “Más oportunidades, más educación, +Lenguaje”. Este exitoso trabajo desarrollado por el programa + Matemática en la comuna de San Pedro de Atacama da origen al programa “Más Lenguaje”, que comienza su puesta en marcha en el segundo semestre de 2018, como programa piloto. Luego se transforma en uno de los hitos de mayor importancia en los nueve años de trabajo y cooperación entre el Municipio de San Pedro de Atacama y SQM. El objetivo de esta reciente etapa es acercar a las nuevas generaciones a la lectoescritura mediante un trabajo más cohesionado con los profesores de la asignatura, desplegando y potenciando diversas herramientas que motiven a los niños y niñas a acercarse a la lectura y la escritura. “El trabajo efectuado desde el 2008 a la fecha, demuestra que SQM la educación es uno los pilares más importantes para el desarrollo de nuestra sociedad”, destacó el ejecutivo.

En esta misma área, la empresa también ha implementado un programa de nivelación de estudios en alianza con el Municipio en el marco del trabajo en el ámbito de la educación. Es por ello que se acuerda con la Corporación Crea + apoyar el programa de nivelación de estudios para jóvenes y adultos de la comuna de San Pedro de Atacama, a través de su Oficina Municipal de Información Laboral (OMIL). En el 2018 un total de 95 alumnos obtuvieron su certificación de términos de estudios.

También está presente la cultura en el trabajo que desarrolla SQM con las comunidades. Para la empresa, las artes y la cultura tienen la facultad de mejorar la calidad de vida de las personas y comunidades. Durante años, tal vez décadas, han sido una herramienta potente para impulsar el desarrollo emocional e intelectual de quienes encuentran en la expresión artística, un lenguaje y un vértice desde donde comprender el mundo y conectarse con los otros.

Otra iniciativa a destacar es CasaTelar; una caravana de arte textil que se instala en el territorio del Salar de Atacama y que nace de las aspiraciones de la comunidad bajo la necesidad de revitalizar los oficios tradicionales atacameños, como fuente de estilos de vida tradicionales.