Récord en seguridad

Récord en seguridad

01/feb/2019

Un Indicador de Frecuencia de 0,49 fue el resultado del esfuerzo y compromiso puesto el 2018 por trabajadores, supervisores y ejecutivos de la Compañía y de sus empresas contratistas. El desafío 2019: seguir por la senda que marca su valor central… la seguridad.

A septiembre de 2018, según cifras del Sernageomin, el promedio nacional de Índice de Frecuencia (IF) de la industria minera en materia de seguridad era de 1,66, periodo en el que SQM lograba disminuir dicha cifra en 2 tercios; tendencia que se mantuvo y que permitió alcanzar un IF de 0,49 durante el año pasado, posicionándose en el primer cuartil de la industria en materia de prevención de riesgos.

“Felicito a cada uno de los trabajadores y supervisores que componemos Soqui por este tremendo logro conseguido, fruto del esfuerzo, participación y convicción que el único camino es la seguridad”, señaló Ricardo Ramos, gerente general de SQM, y agregó “este 2019 tenemos el gran desafío de ser mejores no por mejorar los indicadores de la Compañía, sino con el compromiso que tenemos con nuestra vida, la de nuestros compañeros y con nuestra familia”.

El índice de Frecuencia es un número que se obtiene dividendo el número de accidentes con tiempo perdido por cada millón de horas trabajadas.

Para también dimensionar el avance que significa este resultado, cabe precisar que el 2016 el IF alcanzado por SQM fue de 1.50, y el 2017 de 1,28; vale decir, el año pasado se disminuyó un 62% el IF, un logro poco habitual pero que tiene su explicación.

Por una parte, se encuentra el avance y madurez de las diferentes herramientas Lean puestas a disposición de la gestión en seguridad; la presencia, reconocimiento y visibilidad de diferentes conductas seguras; la internalización del concepto de “Producción Segura”; el relanzamiento y respeto irrestricto de las Reglas Básicas, que -en esta nueva versión- sumó controles posteriores una vez realizado el trabajo.

A lo anteriormente expuesto, se agrega el programa de seguridad estratégica -llevado en conjunto con la ACHS-, que busca hacer más efectivo el liderazgo en terreno de supervisores y ejecutivos, aumentando la visibilidad de las potenciales exposiciones y los comportamientos seguros desarrollados; el aumento de la reportabilidad y el cambio que se le dio a través de M1, donde no tan sólo se reporta, sino también se hace parte de la solución; la mejora de los controles operacionales, los que se hicieron más específicos y efectivos; la concreción de un liderazgo proactivo y en terreno, todo acompañado por las área de Prevención de Riesgos, que se han orientado a ser agentes de cambios de una cultura segura.

“La vicepresidencia Operaciones Nitratos Yodo reforzó el uso de la herramienta conocida como ABC, instancia en que se realiza una evaluación de los trabajos del día anterior y se analiza la tarea crítica del día en curso, para poner foco en ella”, señaló Cristian González, jefe de Prevención de Riesgos de María Elena.

Por otra parte, Luis Acuña, superintendente de Gestión de Riesgos Potasio Litio, recalcó la ‘Dinámica de Prevención’ como “una herramienta muy positiva que permite revisar lo hecho, planificar correctamente los trabajos futuros, e incorpora un indicador preventivo que nos permite dar seguimiento a la ejecución de las medidas que permitan evitar la ocurrencia de accidentes de alto potencial”.

Sin embargo, y en esto concuerdan todos, la clave que permitió conseguir este logro está en los trabajadores y su compromiso con el autocuidado y la vida.

“El lograr pasar de una gestión reactiva a proactiva es una sumatoria de elementos que siempre tienen al trabajador como centro y protagonista. Este logro es gracias a su convencimiento que transitamos por el camino correcto, por el camino de la excelencia”, señaló José Miguel Berguño, vicepresidente senior de Personas y Desempeño, quien además de reconocer el esfuerzo, se impuso una mejora en el éxito. “Hoy celebramos por los buenos resultados, pero debemos seguir trabajando por consolidar nuestra Cultura Preventiva; el foco, entre otros temas, debemos colocarlo en los accidentes sin tiempo perdido, que este año (2018) mostraron un alza, y donde debemos hacer gestión, pues son un riesgo que debemos controlar”.

Noticias Relacionadas