CALCIO

Para Plantas Fuertes

Se considera que la principal función del calcio en las plantas es la estabilización de las membranas celulares. El calcio tiene un rol importante por ser un componente de la membrana celular. Facilita la cohesión de la célula, el pectato de calcio en la lámina intermedia cementa (pega - adhiere) la célula manteniéndola unida. Se conoce que el calcio estabiliza el pH de la solución celular para mantener el equilibrio con otros iones y ácidos orgánicos. El rol que tiene el calcio en la translocación de los carbohidratos y en el crecimiento de la raíz es también significativo. El calcio es movible en el xilema, pero no en el floema. Por lo tanto se acumula más en los órganos lo que ocurre en gran medida. Un movimiento limitado ocurre entre los órganos.

El calcio tiene tres funciones principales en la planta:

Es esencial para las paredes de la célula y estructura de la planta. Aproximadamente el 90% del calcio se encuentra en las paredes de la célula. Actúa como un factor de cohesión que consolida células juntas y sostiene su estructura en los tejidos de la planta. Sin calcio, se detiene el desarrollo del nuevo tejido (división celular y extensión) de raíces y brotes. Como consecuencia el rendimiento del cultivo es gravemente afectado.

El calcio es el elemento clave responsable por la firmeza de frutas, ejemplo, de tomate. Retarda la senescencia resultando en hojas duraderas capaces de continuar el proceso de la fotosíntesis.

• Mantiene la integridad de membranas celulares. Esto es importante para el funcionamiento apropiado de mecanismos de absorción, así como para prevenir el escape de elementos fuera de las células.

• También se encuentra en el centro de los mecanismos de defensa de la planta, que la ayuda a detectar y reaccionar contra stress externo. Ambos roles en la defensa de la planta y en firmeza del tejido son importantes para la resistencia contra el ataque de patógenos y deterioro durante el almacenamiento de la fruta. Una particularidad del calcio es que casi se transporta exclusivamente con el flujo de la transpiración a lo largo del xilema, es principalmente distribuido desde las raíces hacia las hojas, los órganos principales de la transpiración. Por otro lado, las frutas con una baja tasa de transpiración son proveídas con escaso calcio. Sólo el 5% del calcio va a la fruta. Así, una transitoria deficiencia de calcio puede ocurrir fácilmente en frutas y sobre todo en el periodo cuando la tasa de crecimiento es alta y conduce a la necrosis del extremo apical de la fruta, identificado como BER.